Formaciones: Módulo de perfeccionamiento para profesores

por | Ene 25, 2018 | Formación | 2 Comentarios

{

“La tarea de perfeccionamiento debe abarcar la existencia íntegra, ya que es obra eterna y la más preciosa que el hombre puede ejecutar” Carlos Bernardo González Pecotche

Después de acabar la formación anual me sentí vacía, era como: “¿Y ahora qué? ¿Cómo voy a seguir aprendiendo?” Al acabar el curso, eres consciente de que el mundo del yoga es tan extenso que sabes muy poco. Sobre todo tenía miedo a la hora de dar clases (que ya las daba), el hecho de enfrentarme a casos con problemas físicos, o incluso ajustar un asana, era complicado, me notaba con limitaciones. Sé que todo es práctica, pero para coger un atajo y volver a sentirme arropada en Mandiram, decidí sin pensarlo hacer el módulo de perfeccionamiento para profesores.

El módulo de perfeccionamiento

Estaba formado por 3 fines de semana completos: viernes de 18:00 a 21:00, sábados de 9:00 a 18:00 y domingos de 9:00 a 14:00. En cada fin de semana tocabas un tema en concreto:

  • Inversiones y extensiones
  • Flexiones y caderas
  • Equilibrios y torsiones

El curso lo impartían Gloria y Gordana, lo cual es un lujazo. También nos visitó Naren en dos ocasiones y Julia Zatta.

Práctica guiada

Una de las cosas más chulas es que cada fin de semana te guiaban una secuencia distinta, sobre la temática que tocara. (Ver los 3 puntos de arriba). Además, te daban la secuencia que habías practicado en papel y después, en común, nos explicaban el porqué de cada asana en la secuencia, no había nada aleatoriamente puesto. De esta forma te enseñan como se debe construir una clase, y el hecho de tenerla en papel va bien, ya que así tienes material para ir haciendo clases, cogiendo algunas partes de ellas.

Dosier de secuencias

Nos repartieron una guía muy útil, la cual está dividida en minisecuencias de todo tipo:

  • Preparación o calentamiento
  • Diferentes Surya Namaskar
  • Posturas de pie
  • Posturas de equilibrio
  • Torsiones
  • Fuerza de brazos
  • Y muchas más

A día de hoy es un librito que utilizo mucho para coger ideas y variar las clases.

Portada del dosier. Formación del módulo de perfeccionamiento.

Filosofía

En la formación no entraba mucha filosofía, pero nos enseñaron y practicamos como introducir la filosofía en una clase. A mí esta parte me resulto útil, porque me enrollo muchísimo y me cuesta enfocarme en un solo tema, ya que todos me parecen superinteresantes.

Cada alumno de la formación debía hacer una introducción y exponerla después, luego recibías el feedback de los profes y de los compañeros. Aquí me pasó como en el curso anual, que me entraba vergüenza y nervios, a pesar de que en mis clases nunca lo sentía así. Pero finalmente lo hice, además, descubrí que cada alumno de la formación tiene un estilo diferente. En mi caso comprendí que yo hablaba de una manera muy natural y sencilla aunque me lo hubiera preparado antes, pero como ya he dicho me faltaba enfocarme en el tema.

Opinión personal sobre como introducir la filosofía en clase:

Está muy bien utilizar palabras en sánscrito, tecnicismos y un lenguaje enredado para gente avanzada en el camino del yoga, pero cuando me dirijo a mis alumn@s creo que debe ser de forma clara y que el mensaje llegue sin frases complicadas. Para mí es una forma de acercarme a ell@s y no marcar una diferencia, más allá de la experiencia adquirida como profesora, porque al final todos somos iguales. Ellos aprenden de mí y yo de ellos.

Aprender a ajustar

Uno de mis mayores miedos era ajustar al alumno, cada vez que tocaba a alguien parecía la Arale tocando una caca :D. No sabía que hacer con la persona… Por donde entrar, que ajustar y como salir del ajuste.

Esta formación me ha dado mucha seguridad a nivel de ajustes, evidentemente me faltará seguir practicando. Además me di cuenta que no hay una forma única de ajustar, y seguro que si la vida me permite dedicarme completamente al yoga, podré descubrir nuevas formas de ajustar, siendo más fiel y consciente de las necesidades del alumno, creando un mayor vínculo de confianza.

Además, me encantó aprender el ajuste en movimiento del saludo al sol A y B. Es como un baile entre el profesor y el alumno, donde fluye una energía especial en ambos.

Ajustes para Savasana, Formación de módulo de perfeccionamiento para profesores

Consejos recibidos en la formación

Una de las cosas que más me gustó son los consejos, tanto directos por parte de Gordana y Gloria, como de forma indirecta por parte de nosotros mismos (al ser menos gente puedes participar más y algunos alumnos tenían bastante experiencia como profesores), porque la mayoría eran consejos de experiencia que no se aprenden a través de los libros.

Os pondré un ejemplo: Una pregunta tan simple como, “¿Qué es lo que más te gusta de un profesor?”. Cada uno dijo su opinión y muchos compartíamos las mismas. Desde mi forma de verlo es que todo gira alrededor del alumno:

  • Prestarles la suficiente atención
  • Quererlos y mimarlos
  • Acompañarlos en la senda del yoga, no sólo en las posturas sino en la parte más difícil: la espiritual, la del cambio de paradigma mental, que es lo más bonito que les puede ocurrir.
  • Transmitirles lo que sabes sin querer ser algo más que ellos, porque siempre seremos alumnos en el mundo del yoga.

Conclusión

Como siempre Mandiram está a la altura de las formaciones, supongo que hacerlo desde el corazón se nota.

Me ha encantado este curso, sé que tengo mucho que mejorar, ahora conozco algunas de mis carencias en las cuales puedo enfocarme y voy reconociendo mis puntos fuertes. Hacer esta formación me ha aportado seguridad sobre como compartir y experimentar el yoga con mis alumnos, saber que todos necesitamos un proceso de aprendizaje e intentar no exigirnos la perfección desde el minuto uno de nuestra carrera profesional.

{

Hay que darse tiempo para mejorar y no olvidarse que sin autopráctica es difícil enseñar.

l

Reflexión

Al igual que nos preguntaron a nosotros como nos gusta que sea un profesor, lanzo la siguiente pregunta:

¿Cómo te gusta que se comporten las personas a tu alredor?

Es una forma inconsciente de darse cuenta de como nos gustaría que fuesen los demás para así verse a uno mismo. Ver que en el fondo todos tenemos puntos fuertes y débiles, evidentemente no podremos cambiar al resto, solo podremos aceptarlos, en cambio tú si que puedes cambiar esos puntos débiles y mejorarlos a lo largo de la vida. Y que todos disfruten de la mejor versión de ti que puedas llegar a ofrecer.