Swami Muktananda

Swami Muktananda nació el 16 de mayo de 1908, en Mangalore, y murió el 2 de octubre de 1982. Pertenecía a una família bien acomodada en el que su nombre de nacimiento era Krishna Rau.

A los 16 años, cuando todavía estudiaba en el colegio, conoció al que sería su gurú, Bhagavan Nityananda. Él siempre estaba caminando, viajando de una parte a otra de la India con un simple taparrabo, hasta que decidió asentarse permanentemente en Ganeshpuri.

Después de conocer a su gurú, decidió dejar los estudios y también comenzó a viajar al igual que su maestro por todo el país. Durante sus recorridos conoció a varios maestros y santos, pero incluso él mismo aseguraba que se creía más inteligente y no podía aprender nada de ellos. Por suerte, su gurú le era de gran ayuda aplastando su ego.

Indagó a lo largo de todo el país para intentar encontrar a Dios en todos los lugares sagrados, templos, montañas, cuevas y bosques de forma persistente, pero no obtuvo resultado alguno. En uno de esos lugares se encontró con un faquir desnudo llamado Zipruanna, del cual se hizo muy amigo, el que le dijo: “¡Estás loco! ¡Dios está en tu interior! ¿Por qué estás buscando fuera?“. Muktananda le pidió que le instruyera, pero el faquir le dijo que no le correspondía a él hacerlo, sino que volviera a Ganeshpuri y se quedara allí. Su tesoro estaba allí y debía volver y reclamarlo.

Vida espiritual

Muktananda a menudo decía que su viaje espiritual no comenzó realmente hasta que recibió el shaktipat de Bhagavan Nityananda. (Shaktipat es la transmisión de energía de una persona hacia otra, que puede ser a través de un mantra o palabra sagrada, de una mirada o de un pensamiento o contacto físico). Los siguientes 9 años los pasó meditando y viviendo en una pequeña choza, escribió sobre su sadhana y sus experiencias de meditación relacionadas con el kundalini, en su autobiografía.

En 1956, su maestro admitió la culminación del viaje espiritual de Muktananda y le dió una pequeña parte de tierra en Ganeshpuri, cerca de Bombay, pidiéndole que creara un ashram allí, y así lo hizo enseñando Siddha Yoga.

Entre 1970 y 1981, Muktananda hizo 3 tours mundiales y creó varios ashrams en varios países. En los Estados Unidos fundó la SYDA Foundation para administrar el trabajo global de Siddha Yoga meditation. Él escribió muchos libros; dieciséis todavía se imprimen en la SYDA foundation.

En mayo de 1982 anunció que su co-sucesora sería la hermana de Swami Nityananda, Swamini Chidvilasananda. Muktananda dejo su cuerpo cinco meses después, en octubre de 1982.

Discípulos

En Mayo de 1982, Muktananda designó dos sucesores para unirse como líderes del camino del Siddha Yoga, Swamini Chidvilasananda y su hermano más joven, Swami Nityananda quien después decidió formar su propio grupo.

Además, entre sus discípulos encontramos a Swami Satyananda Saraswati de Barcelona, que actualmente vive en Granollers. En los años 70, a la edad de 15 años, leyó la Bhagavad gita y tuvo la necesidad de profundizar en su interior, hasta que tuvo la necesidad de que alguien le guiara y en 1976 viajó a la India, donde ha vivido 30 años. Fundó la asociación hindú Advaitavidya.

¿Qué es Siddha Yoga?

Es un sendero de autorealización, Siddha significa perfecto y esta práctica es una mezcla de Hatha yoga, Laya yoga y Raja yoga. Por este motivo en algunos textos se refieren a él como Maha yoga (“Maha” significa “gran”).

Este camino del yoga, se basa en la filosofía Vedanta y también está influenciado por el Shaivismo de Cachemira.

Gracias al gurú y a la disciplina del alumno hay un crecimiento espiritual además de que el maestro puede hacer despertar la energía kundalini, esperando siempre que esta transformación sea permanente.

¿Por qué Swami Muktananda fué importante?

Muktananda decía: “La meditación es universal, no es propiedad de ninguna religión o nacionalidad particular. A través de la meditación nos damos cuenta de la unidad fundamental de toda la creación”. Él incitó el despertar de muchas personas a lo largo de su vida, haciéndoles ver que su realidad era creada por la propia mente.

Tiene un libro muy importante en el cual narra toda su vida espiritual, llamado “El juego de la conciencia”.

Creó una enseñanza propia llamada Siddha yoga, influenciada por el shaivismo tántrico de cachemira.