Pranayama

Pranayama es una palabra compuesta por: Prana a la que se refiere como energía o aire vital que sustenta el cuerpo, y después está Ayama que es la regulación de la respiración que nos lleva al mantenimiento de la energía vital. Otra definición igual de válida es cualquier técnica del control respiratorio.

Los siguientes textos sagrados tratan esta técnica refiriendose a él:

Sutras pañjteli II.49

tasmin sati svasa prasvasayoh gativicchedah pranayamah

“El pranayama es la regulación consciente y deliberada de la respiración, que reemplaza, las formas inconscientes de la respiración, Sólo es posible si se tiene un cierto dominio de la práctica de asana.”

Baghavad Gita IV.29

apāne juhvati prāṇaḿ prāṇe ’pānaḿ tathāpare
prāṇāpāna-gatī ruddhvā prāṇāyāma-parāyaṇāḥ
apare niyatāhārāḥ prāṇān prāṇeṣu juhvati

“Algunos entregan su espiración al flujo del aire entrante, y la inspiración al aliento exhalado. Su objetivo es pranayama, la armonía de la respiración, y el flujo de su respiración se halla en paz.”

También comentar que la respiración consciente aporta oxígeno a las células, mejorando todos los procesos de nuestro organismo, modificando nuestro sistema nervioso, por lo que es la fuente de energía. Si respiramos mejor (que no quiere decir más veces, sino con calidad, como se indica abajo) mejor nos sentimos.

Pranayama compuesto por…

 

  • RECHAKA (Exhalación controlada): Las costillas se recogen, se relaja toda esa musculatura y el diafragma permitiendo la expulsión de aire. A nivel emocional tiene un efecto relajante, calmante e invita a una mirada introspectiva.
  • PURAKA (Inhalación controlada): El diafragma desciende y aumenta la cavidad torácica permitiendo que los pulmones entre el prana. Aporta vitalidad, expansiva y vigoriza.
  • KUMBHAKA (retención): Suspensión de la respiración, es una pausa tras la inhalación o tras la exhalación, un instante o unos segundos en el que el cuerpo permanece en quietud.

Estos tres elementos son los componentes de un ciclo respiratorio, según que pranayama se practique las proporciones serán distintas al igual que sus efectos.

A medida que se practica se puede observar esa conexión clara entre la mente y el cuerpo, y como cada uno de nosotros la puede modificar creando un resultado de más calma y claridad, despejando las fluctuaciones y las impurezas mentales.  Esto es lo que apunta el siguiente sutra:

Sutras pañjteli II.52

tatah ksiyate prakasavaranam

“De esta forma, con el control de la respiración, se atenúa el velo que oculta la luz del conocimiento.”

¿Cómo se practica?

Primero de todo encontrar una postura cómoda y firme “Sthira Sukham asanam” , de esta forma se quitan ocupaciones a la mente y se puede focalizar en el pranayama fácilmente. Las posturas para practicarlo son: padmasana, sukhasana, siddhasana, virasana…. Pero si se necesita una silla, una pared para encontrar la comodidad es perfecto.

A nivel cualitativo el pranayama es necesario que sea largo, constante, regular y uniforme a eso lo llamaríamos Durga; después Sukshma que nos referimos a sutil y suave. De aquí a importancia que el asana debe permitirnos durga y sukshma.

Algunas veces hay muchos pranayamas que junto con ellos se aplican bhandas y mudras, pero que esto no envele el objetivo final del mismo, el cual es facilitar la concentración para poder llegar a estados más elevados de conciencia.

“Pranayama es el puente entre lo físico y lo espiritual. De ahí que el pranayama constituya el eje del yoga” BKS Iyengar.