Yoga preclásico

Según marcan los historiadores, los orígenes de la cultura India se remonta a la civilización del Valle del Indo, antigua zona del actual Pakistán. Lo datan del 3300 al 1300 a.e.c., pero su período de apogeo se sitúa entre 2600 y 1600 a.e.c.. Cabe destacar que estos datos son aproximados ya que sólo se han excavado 60 de 2500 asentamientos, un ejemplo de ésto es la ciudad Mohenjo-Daro, en la cuál faltan 7m para llegar a ella. Incluso puede ser que los asentamientos de alrededor del río Sarasvati sean aún más antiguos. Queda mucho por descubrir en los próximos años, para que os hagáis una idea estos descubrimientos empezaron en 1920, y seguro que en el futuro llegarán nuevas informaciones que nos sorprenderán.

La civilización del Indo-Sarasvati es una de las más antiguas sobre la Tierra, además la más grande ocupando una superfície mayor que el actual estado de Texas, el cuál es el segundo estado más grande de Estados Unidos. Ésta desapareció por factores climáticos y el declive del comercio de Egipo y Mesopotamia. Las hipótesis anteriores concluían que fue por una invasión de pueblos Indoeuropeos.

Primeros (supuestos) indicios del yoga

Algunos historiadores y entendidos, indican que hay muchas dificultades en situar el yoga en una fecha concreta. Pero sí que podemos plantearnos diferentes supuestos o mitos y que cada uno saque su propia conclusión. Explicaré dos supuestos indicios evidentes para unas personas y para otras no:

Sello de Pashupati

Sello que se encontró a 3,9m bajo la superfície de las excavaciones de Mohenjo-Daro y calculan que fue creado entre el 2350 al 2000 a.e.c.. Llama mucho la atención porque se ve una figura humana sentada en la cuál todo indica que está sentada en posición de loto, rodeada de 4 animales: Un elefante, un tigre, un rinoceronte y un búfalo, además debajo de la figura humana se puede ver una representación de un animal parecido a un antílope. De aquí que se le atribuya el nombre de Pashupati, “pati” significa “señor”, y “pashu” significa “bestias”, es decir, “el señor de las bestias“. Fue descubierto por John Marshall, el cual lo identificó directamente con Shiva. Algunos estudiosos del tema, aseguran que identificar o interpretar esto como el origen del yoga es bastante arriesgado.

Rig Veda

Con esto sucede lo mismo que en el caso anterior, muchos aseguran que aunque haya evidencias no son suficientes para asegurar que el yoga existiera en aquella época. El Rig Veda es uno de los vedas más famosos, es el libro sagrado más antiguo del hinduismo, datado en el 1500 a.e.c. Consta de una colección de 1028 poemas agrupados en diez partes, muchos de los himnos están dedicados a un Dios, por ejemplo: Indra, Agni, Soma, Rudra o Savitri.

La religiosidad de aquella época llevaba a pedir en las plegarias una vida sana y próspera, pero algunos estudiosos del tema interpretan los signos como algo más profundo, la comunión con Dios (la visión actual). También cabe destacar que en el Rig Veda surge la palabra Tapas (Fuego purificador en el “himno de la creación”). Esta palabra es bastante importante ya que forma parte del Kriya Yoga además de ser uno de los 5 Niyamas (Sutras de Patañjali)

Himno de la Creación

Ni existencia ni no existencia había entonces. No había la región brillante, ni el espacio (vyoman) más allá. ¿Qué era lo que rodeaba? ¿Dónde? ¿Bajo la protección de quién? ¿Qué aguas había ahí, profundas, insondables?

Ni muerte ni inmortalidad había entonces. No había distinción entre la noche y el día. Ese Uno respiraba, sin viento, por sí mismo. Distinto de Eso no había nada más.

En el principio había oscuridad velada por la oscuridad. Todo esto era agua [Cósmica] sin distinciones. El Uno, cubierto por el vacío, emergió por el poder del ardor del ascetismo (tapas).

En el principio, el deseo -la primera semilla de la mente- surigó de Eso. Los videntes-poetas, buscando en su corazón con sabiduría, hallaron el vínculo de la existencia en la no existencia.

El rayo de sus [visiones] se extendió a través [de la existencia y la no existencia]. Tal vez había un abajo; tal vez había un arriba. Había donantes de semillas; había poderes: esfuerzo abajo, arriba entrega de sí.

¿Quién sabe la verdad? ¿Quién podría decir aquí de dónde nace, de dónde viene esta creación? Los dioses aparecieron después, con la creación de este [mundo]. ¿Quién sabe entonces de dónde surgió?

De dónde surgió esta creación, si se creó a sí misma o no, aquel que vigila desde el espacio más alto, Él seguro que lo sabe. O tal vez ni siquiera lo sepa Él.

(Al observar este tipo de lecturas debemos ir más allá y no quedarnos como si explicara sólo el papel de la creación, sino también enfocarlo a nuestro mundo interior).

Me gustaría añadir una interpretación de Aurobindo, el cuál ha defendido la interpretación de los signos védicos de forma espiritual:

“Los Vedas poseen la sustancia espiritual sublime de las Upanishads, pero carecen de su fraseología; es un conocimiento inspirado, pero suficientemente equipado de términos intelectuales y filosóficos. Hallamos un lenguaje de poetas e iluminados para quien toda experiencia es real, vivida, sensible, e incluso concreta, y no de pensadores y sistematizadores para quienes las realidades de la mente y el alma se han vuelto abstracciones… Estamos ante la antigua ciencia psicológica y el arte de la vida espiritual de los que las Upanishads son el resultado filosófico”.

Sri Aurobindo, on the Veda. Página 384

Indicios evidentes del yoga

Como hemos visto anteriormente, la existencia del yoga en aquella época era rebatible, a partir de ahora ya hay indicios claros de la existencia del yoga. Trataremos de explicar con detalle por es más evidente:

Upanishads

“Upa” signfica “debajo” y “shads” significa “permanecer sentado”, es decir, significa sentarse más abajo que otro, el gurú compartirá sus enseñanzas. Son unos 200 libros sagrados escritos en sánscrito entre el siglo VII a.e.c. y el siglo XV e.c.. Se diferencia de los Vedas porque todo se trata de forma más espiritual y más íntimo, es la base de la religión hindú, el yoga y las prácticas contemplativas.

Como estamos aprendiendo, el pensamiento védico fue evolucionando a la espiritualidad, buscando la liberación del sufrimiento (un pensamiento de la actualidad). Hacia el siglo VI a.e.c., empezarían a surgir un sistema de castas que con el tiempo evolucionarían y se convertarían en religiones diferentes como el jainismo y el budismo.

Las Upanishads son una recopilación de las enseñanzas de tradición oral de maestro a discípulo. Aquí entran algunos conceptos que nos suenan a la realidad actual:

  • Brahman: Conciencia universal
  • Atman: Conciencia individual
  • Samsara: Espiral o rueda de reencarnaciones
  • Moksha: Liberación
  • Avidya: Ignorancia de no reconocer nuestra propia naturaleza

La base de la filosofía Samkhya en la cual se basa Patañjali se alimenta de las Upanishads. También cabe destacar que la primera vez que sale escrita la palabra “yoga” es en la “Katha Upanishad” (nombre original: Kathopanishad), se encuentra dentro de los 10 Upanishads principales.

En resumen, aquí si que podríamos asegurar que el yoga estaba presente como método o disciplina de liberación del espíritu, y darse cuenta de la propia naturaleza.

Mahabharata y Ramayana

Ambas son dos epopeyas del hinduismo. Son textos que consideran a Vishnu el Dios supremo, tuviendo que descender a la Tierra con diferentes formas para reequilibrar el orden en ella. Estos textos se recopilaron entre el IV a.e.c y el I e.c., pero las fechas son flexibles ya que estamos hablando de conjeturas.

Mahabharata

En el Mahabharata, el descendimiento de Vishnu fue en forma de Krishna. Es una epopeya bélica que describe el enfrentamiento de dos familias: Los Pandavas y los Kauravas. Como siempre la interpretación de estos textos significan diferentes cosas según quien los lean, es decir, para los hindúes son relatos de héroes, ascetas y yoguis. En cambio para un aprendiz de yogui puede ser que esta historia represente algo más profundo, tratando de buscar un sentido místico y espiritual a la lectura.

Dentro del Mahabharata se encuentra el diamante para los amantes del yoga: La Bhagavad Gita “El Canto del Señor” (“Gita” significa “Canto” y “Bhagavan” significa “Señor”). Es uno de los textos más populares del hinduismo, y van de los capítulos 13 al 40 del 6º libro, contiene un total de 700 slokas (versos). La datación de la Gita se desconoce, pero apuntan que fue alrededor del 200 o 300 a.e.c.. Me gustaría indicar que se puede leer de forma independiente sin haber leído el resto de libros.

Relata el diálogo entre el Dios Krishna y su discípulo Arjuna enseñándo al lector indirecta o directamente, según como se mire, a vivir una vida más espiritual y en harmonía día a día. La importancia para el yogui con la Gita es que relatan en diferentes capítulos distintos caminos del yoga:

– Karma Yoga (capítulo del 1 al 6): Acción desinteresada

– Bhakti Yoga (capítulo del 7 al 12): Devoción

– Jñana Yoga (capítulo del 13 al 18): El conocimiento discernidor

Ramayana

Esta vez narra el descendimiento de Vishnu en forma de Rama, cuenta la historia del príncipe Rama el cuál debe rescatar a Sita, su esposa secuestrada por Ravana. Data del 300 a.e.c. y se considera una de las primeras obras poéticas de la tradición. Además de que muchos proverbios actuales proceden de esta obra, e incluso en la India se hizo una serie semanal televisiva.

En el Ramayana puede observarse el camino más Kármico, el yoga de la acción desinteresada, anteponiendo la sabiduría a la acción, con el mismo fin de siempre, alcanzar la liberación.

En resumen, tanto el Mahabharata como el Ramayana, son textos que nos cuentan historias, aventuras y mitología, pero no solo para quedarnos con esto, sino para profundizar en la lectura y exprimirla hacia un enfoque más místico, espiritual, yóguico y devocional, aprendiendo todos los valores sociales y éticos que hoy en día ponemos en práctica.

Conclusión

Como hemos observado, el yoga es difícil datarlo con una fecha exacta. Pero a partir de estas informaciones, espero y deseo que cada uno pueda interpretar en qué época surgió, si en el Valle del Indo o no. Pero estoy convencida que todo tiene una gran influencia, para que hoy en día conozcamos el yoga tal y como es. Quizás Aurobindo tenga razón y los Vedas sean el principio de nuestra palabra: YOGA

Referencias

Sello de Pashupati (Inglés)

Upanishads (Inglés)

Upanishad (Castellano)

Rig Veda (Castellano)

Mahabharata

Valle del Indo

Upanishads ¿Qué son?

“Diccionario del yoga”, Laia Villegas y òscar pujol (herder)

“La tradición del yoga”, Georg Feuerstein (herder)